El genio comienza las obras, pero sólo el trabajo las acaba.